04 de Junio de 2020
20:35
91 427 52 09
Accede a tu cuenta
Introduce tu usuario y contraseña para acceder a tu cuenta
0
0 €
Volver
La entelequia del Enso

la entelequia del Enso

Cuando algo sale bien, decimos que nos ha salido redondo. Esta expresión coloquial y positiva procede de la figura geométrica circular. El círculo es considerado por los matemáticos como una de las figuras geométricas más perfectas.

Un circulo no tiene aristas, no se sabe en qué punto comienza o acaba, se unen en el principio y fin y visualmente es simplemente perfecto. Por ello relacionamos el que algo nos haya salido redondo con un óptimo o perfecto resultado en cualquier circunstancia de nuestra vida.
 
 
circulo

Hoy, como he decidido dedicar la entrada del blog a la perfección y a los círculos, te quiero hablar del Enso. Esta singular palabra japonesa significa círculo. En el budismo zen es un símbolo espiritual y magnético para el espectador y muy poderoso para la persona que lo pinta. Simboliza lo infinito contenido en la perfección de la armonía, la plenitud de lo simple, la fuerza, la elegancia, la iluminación, el equilibrio interior y el universo… Ahí es nada.

Como en otras muchas facetas de la vida, crear un Enso exige práctica y equilibrio mental. Se suele plasmar en seda o papel de arroz de una pincelada continua, en un solo trazo, con solo una oportunidad para completarlo y sin posibilidad de error, también como se nos exige en otras muchas facetas de nuestra vida…

No es tan fácil como puede parecer en un principio. Dicen que solo quien tiene la mente libre de cargas e iluminada por el equilibrio interno es capaz de trazar ese círculo, que aunque perfecto, nunca está completamente cerrado para que esa pequeña parte sin completar quede abierta al infinito… Los maestros budistas suelen decir que el Enso no puede ser explicado y que la única forma de llegar a entenderlo en toda su esencia es experimentarlo.

A la hora de ejecutarlos, debemos alejarnos de la pretensión de que nos salga un círculo perfecto, hay que partir de la idea de la negación de la perfección, fukinsei. Se trata únicamente de plasmar el momento presente mediante la atención plena, no buscamos la perfección, no hay que pensar en la ejecución, en nuestra habilidad, esfuerzo o en el resultado. Hay que fluir, dejarse llevar y ese círculo imperfecto será capaz de representar la perfección del momento presente.

No es un simple círculo ni una forma de arte. Es un estado de nuestra mente, un punto de armonía perfecta donde cuerpo y mente quedan liberados para poder volcar su perfección interna a través de un gesto, de un movimiento, es “una experiencia creativa sin usar la creatividad”. Es el resultado de un camino, de una preparación no un objetivo.

En el poema oriental Shinjinmei se describe al Enso como “un vasto espacio donde no falta ni sobra nada”, también se explica en el mismo que la práctica de dibujar estos círculos surgió cuando un monje le pidió a su maestro que explicara con palabras qué era la iluminación. El maestro le dijo que algo así no podía describirse con palabras, después, cogió un pincel y papel de arroz y dibujó el Enso.
 
 


Aunque algunos artistas practicarán dibujando un Enso cada día a modo de ejercicio espiritual, este círculo se hace una sola vez en la vida de los monjes, ya que estos dedican toda su vida para encontrarse a sí mismos y crear un Enso que represente su auténtica identidad en el mundo. Este es el único círculo que realizan estos monjes después de muchos años de previa práctica y mucha meditación, todo esto con la finalidad de plasmar su propia alma dentro del papel y encontrar ahí el significado de su vida.

Quizá después de leerme piensas en el Enso como en una entelequia, reconozco que en nuestra agitada vida no resulta fácil llegar a conectar plenamente con conceptos como “el equilibrio o armonía interior, la plenitud de lo simple o la iluminación”. Pero si podemos plantearnos el “tender a”, quizá nunca estemos preparados para ejecutar ese Enso perfecto en el que encontremos el significado de nuestra vida, pero podemos hacer como los artistas, dibujar en nuestra vida un Enso diario a modo de ejercicio espiritual, de terapia. Podremos mejorar como personas, vivir y disfrutar el camino hacia la plenitud aunque no acabemos de llegar, aunque no lleguemos a esa perfección las inercias positivas siempre son buenas y enriquecedoras.

Soy de la opinión de anteponer la felicidad a la perfección, pienso que aquí estamos para intentar ser lo más felices posible aunque no lleguemos a esa perfección que en ocasiones se nos exige o nos exigimos. Eso no significa que no nos entreguemos a las tareas que realizamos, pero pienso que debemos priorizar la felicidad, nuestra y la de las personas que nos rodean, a la perfección.

Yo sinceramente no quiero una vida perfecta, solo quiero una vida feliz. En ese planteamiento cabe, sin lugar a duda, tender al equilibrio, la armonía interior y la plenitud de lo simple… Yo si quiero pintar mi Enso.

Y tú?
 
Rafa Martínez
BOTE28.000.000 €
jueves, 01/01/70
¡Jugar Ahora!
BOTE8.600.000 €
jueves, 01/01/70
¡Jugar Ahora!
BOTE17.800.000 €
jueves, 01/01/70
¡Jugar Ahora!
BOTE1.300.000 €
jueves, 01/01/70
¡Jugar Ahora!
BOTE1.000.000 €
¡Jugar Ahora!
BOTE220.000 €
¡Jugar Ahora!
¡Jugar Ahora!
Ronda de la Fortuna
Juegos y Apuestas
Medios de pago
Web segura. Certificado por
Juego responsable
+18
Ronda de la Fortuna Administración de Loterías 513 Madrid
Servicios sociales de telecomunicaciones SL
C/ Ronda de la comunicación s/n
Zona comercial de distrito Telefónica
28050 Madrid (Madrid)
B83936922
Atención al cliente91 427 52 09
© Gadmin.es Los logotipos de juegos y loterías utilizados en esta web son propiedad de la Sociedad Estatal de Loterías y Apuestas del Estado (SELAE).
Esta web sólo hace uso de ellos a modo meramente identificativo para falicitar la elección y selección del apostante